La pequeña avestruz se siente triste

amapolas1

Había una vez una pequeña avestruz que vivía junto a su bandada de avestruces en una granja. Cerca de su casa había un gallinero muy grande al que solía ir a dar una vuelta. Lo más característico de nuestra amiga es que era una avestruz tremendamente pequeña para una avestruz. Siempre andaban tropezando con ella sus hermanas avestruces y protestaban porque no la veían al tener tan alta la cabeza. Eso era normal con los pollos pero ella era ya una avestruz adulta.

Cuando entraba en el gallinero el problema era el contrario, a pesar de ser pequeña para ser una avestruz era muy grande para las gallinas que siempre salían corriendo temiendo que les pisara.

La pequeña avestruz se sentía muy desventurada porque siempre parecía estar estorbando, así que un día que se senía especialmente infeliz se fue pensando en lo mal que se sentía. Y tan meditabunda y ensimismada iba que acabó perdiéndose. Eso era raro porque siempre iba a lugares conocidos, cuando se dió cuenta de que se había perdido se asustó mucho y temió por su vida, sin embargo, en seguida se dejó caer en una piedra totalmente resignada. Le daba igual quedarse allí porque no lograba encajar en ningún sitio.

Así que la pequeña avestruz se quedó sentada en una piedra mirando al cielo mientras pensaba: “Qué más da que me haya ido si no me van a de menos, mis hermanas avestruces ni se darán cuenta al fin y al cabo ni siquiera me ven cuando paso a su lado..y las gallinas darán gracias de no tener que huir de mis grandes y torpes patas”.

Lo que la pequeña avestruz no percibió fue que en aquel bosque vivían los temibles zorros, las gallinas le habían contado muchas historias antes de acostarse de este predador terrible. Las avestruces no solían tener problemas con él porque eran muy grandes, aunque cuando estaban enfermas podían también sufrir su ataque. Pero además nuestra pequeña avestruz era… eso, pequeña.

A un viejo zorro no le pasó desapercibida la presencia de aquel pajarraco despeluchado sentado con todo atrevimiento en una piedra a la vista de todo el mundo, y se agazapó para atacarle.

La pequeña avestruz seguía muy triste.

Cuando el viejo zorro saltó para atraparla le sorprendión la vigorosa patada de una avestruz que lo mandó bien lejos de allí, dolorido y sorprendido se fue a su madriguera.

La pequeña avestruz se volvió y vio detrás de ella a tres gallinas y dos avestruces que se abalanzaban hacía ella chillando de contentas.

“Pero que haces aquí pequeña avestruz” Le decían desordenadamente.

“Chica, qué susto nos has dado”

Cuando se calmó el revuelo, las gallinas le explicaron que aquella mañana cuando no apareció como acostumbraba en el gallinero se sorprendieron un poco pero no le dieron mucha importancia, fue al mediodía cuando su ausencia empezó a asustarles. Estaban acostumbrada a sus diarias visitas para hacer su hora de ejercicio diario y lo pasaban muy bien después contando historias y chistes mientras compartían la comida con la pequeña avestruz. Fueron a la zona de las avestruces a enterarse si había pasado algo con ella y cuando llegaron se encontraron un gran jaleo. La pequeña avestruz no había ido a jugar con los niños de la escuela, ni había ido a ayudar a las viejas avestruces con la comida, tampoco había ido a echar una mano a los cuidadores de los huevos y todos estaban muy extrañados. Pensaban que quizá había decidido pasar el día en el gallinero y al ver aparecer a la comitiva de gallinas preguntando por ella se dieron cuenta de que faltaba.

Organizaron batidas para encontrarla y por suerte las tres gallinas y las dos avestruces más valientes habían entrado en el bosque de los zorros y la habían encontrado justo a tiempo.

La pequeña avestruz volvió a casa un poco perpleja de haber causado tanto revuelo y tanta preocupación. Lamentaba mucho haberse fijado sólo en lo negativo y no en lo positivo, sólo en lo que estorbaba a los demás y no en cuanto les ayudaba y les hacía reír.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s