La araña de los mil pises

 Había una vez una araña recién nacida que saltó del nido instintivamente con un hilo recién hilado. En el aire disfrutó de su primer instante de libertad, y pensándolo bien, su primer instante de vida. A su alrededor sus hermanas y hermanos se lanzaban al vacío con mejor o peor fortuna. En un momento dado, se le vino a la cabeza que su nombre era Peti. Y Peti se llamó nuestra pequeña amiga.

Hacía solamente unos días que su madre había depositado los huevos, habría unos doscientos. Su madre que tenía muy buena memoria había decidido ponerles nombres uno a uno. Y así lo hizo, les fue nombrando y dándoles un beso a todos y cada uno de ellos. Hay que reconocer que la madre de Peti pasaba por ser un poco excéntrica entre las otras arañas vecinas, que se reconocían unas a otras por los colores de su abdomen o por el sonido de su voz y nunca se les habría ocurrido poner nombre a sus hijos.

El caso es que al llegar al huevo de nuestra amiga susurró muy bajito, “te llamas Peti” y le dio un beso. Luego se puso al acecho para defender su pequeño nido, cuando nacieron las pequeñas ahí estaba su madre para decirles adiós.

Peti miró hacia atrás y vio a su madre en la lejanía. Le hubiera gustado haberla conocido más, pero su instinto era poderoso.

1024px-Araña._A_Estrada,_Galiza._02Foto tomada de http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Ara%C3%B1a._A_Estrada,_Galiza._02.jpg

Lo que Peti no sabía es que había heredado de su madre una incapacidad genética de retención de líquidos, de manera que al instante de haber comido o bebido cualquier cosa, le entraban unas ganas enormes de mear. Era un problema muy serio porque si no vivía cerca del agua podría tener problemas de deshidratación, pero además era un problema para hacer amigos, porque se pasaba todo el tiempo disculpándose para ir al baño.

Al principio le resultaba todo muy difícil y muy duro, y en general, la gente no ayudaba mucho, porque todo lo que sabían hacer era mover la cabeza con conmiseración y seguir su camino. Pero Peti no se daba por vencida y buscaba incansablemente una solución a su problema. Hizo muchos experimentos como no beber, le resultó fatal porque se deshidrató y se puso mala, también intentó comer mucha sal para que absorbiese el agua, pero seguía meándose cada poco y también se puso mala. Probó con compresas de hojas de plantas carnosas que absorben el agua, seguía meándose pero al menos podía hacer más cosas porque no manchaba nada, pero como las arañas no usan ropa se le caían constantemente.

Desde su nacimiento había recorrido algo de mundo y había acabado instalándose al lado de una charca muy bonita que tenía al mejor coro de ranas cantantes de la región. Era un primor escucharlas. En este vecindario nuestra amiga la araña Peti era conocida como la araña de los mil pises o la araña susurradora, porque cuando meaba hacía un ruidito muy suave como “ps, ps, ps”.

Después de mucho investigar no conseguía Peti mejorar su situación así que decidió aceptarla y adaptarse. Una mañana temprano comenzó a reírse de su apodo, de repente “la araña de los mil pises” le parecía un apodo superdivertido. Luego se dio cuenta de que todo a su alrededor era muy bonito y que cada día pasaban cosas graciosas. Y es que a Peti le gustaba disfrutar de la vida y era el alma de la fiesta. Además como pasaba mucho tiempo en el baño empezó a llevarse libros al cuarto de baño y leyó y aprendió muchas cosas, también era muy observadora. Los vecinos aprendieron a confiar en Peti y cuando tenían un problema acudían a ella para que les ayudase.

Además Peti aprendió que las sales disueltas en la orina de las arañas podían resultar útiles como abono para las plantas y tenía el jardín más bonito de la zona.

Total que con el paso del tiempo a la gente empezó a olvidársele que Peti tenía que ir al baño tan frecuentemente y las nuevas generaciones ni siquiera comprendían porque le llamaban la araña de los mil pises.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s